Santa Ana

Todo indicaba que seria un dia duro, temperatura templada, pero la humedad era penetrante. Salimos de la frontera de Argentina y sin entrar a Chile deje mi vehiculo en la ruta y entramos al sendero camino a la gran cascada.
Nuestras mochilas llevaban como siempre el equipo necesario para las ocho horas estimadas del recorrido, más equipo pesado de fotografía.
Transitamos un bosque cerrado alto, la ceniza volcánica reinaba por todos lados. Senderos llenos de silencio, y de dificultad media, hasta llegar al río Pireco, el cual debimos cruzar de roca en roca y parte metidos en él, seguimos el sendero y hasta llegar a la zona de la cascada Santa Ana, comenzamos a descender bruscamente a la rompiente, el sendero con mucha ceniza volcánica hacía que nos hundamos dificultando cada paso. Frente a nosotros la cascada Santa Ana, majestuosa, ruidosa, adueñándose del lugar con su impronta y colmando el espacio con su spray en el aire. Incesante caudal que inmoviliza los sentidos. Comenzamos a tomar las fotografías, y a filmar, tendríamos una hora para estar en la zona antes de emprender el regreso de más de tres horas en subida. Y fue el momento deseado Celina trepaba hasta su interior en la magnificencia de las rocas basálticas que colgaban al mejor estilo Escher. Yo subiría a la ladera contraria para ganar nivel de ella a la distancia y hacer esa toma que tenía en mi cabeza. dejamos todo el equipo y comenzamos a trepar Celina por el sendero rumbo al interior de la cascada y yo trepando por donde podía en la ladera contraria, paso a paso más me hundía en la ceniza volcánica acumulada hasta llegar casi a mis rodillas, entre una espesa vegetación y ya estaba en posición, Celina a unos doscientos metros caminando por el interior de la cascada, al maximo de mi teleobjetivo la podía percibir, son esos momentos en que no sabes si podrás mantenerte en pie, hundido en la ceniza, en un desnivel muy pronunciado a muchos metros de altura, y es el punto justo, solo las señas nos mantenía en contacto, equilibro el trípode entre toda incomodidad y a capturar las imágenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *