La escala y YO

Le pregunté a mi amigo silencioso, ¿le complazco con una foto a quien camina delante del paisaje?, a lo que respondió al instante: “Cuando solemos ser hombres sentimos que todo está detrás, delante o al costado nuestro, incluso decimos que estamos dentro. Cuando al menos pensamos, casi, casi, razonamos, miramos todo lo que refleje color, y cuando no, solamente lo imaginamos”.

Salto tras salto trepó hasta más no poder. Volteó y era ÉL junto a la cascada. Era un detalle en mi paisaje. Yo soy el dueño de lo que él pretende, del momento, del instante, él siente ser el protagonista, en ego y conciencia.
La exposición lenta de mi toma, intentó el relato del suceso. Pero solo fuimos efímeros reflejos de esta cascada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *