La carga valiosa

  • Pasos lentos sin prisa pero sin pausa entrando en la espesura del silencio, bosque montañoso y centenario, entre Cipreses y Maitenes, entre Lengas y Arrayanes. El riesgo está presente en cada metro del sendero. En dirección errática haciendo camino sinuoso va con su valiosa carga hasta donde pueda. Una roca y un salto, entre raíces descubiertas de suelo, árboles vivos entre otros tantos secos. Y ella sin prisa pero sin pausa. A metros de ella no conoce mi distancia concentrada en el camino, me hace cazador de momentos al acecho. Entre el esfuerzo de llevar mi mochila, y la atención de cada paso, estoy en el magnífico lugar del espectador de su aventura. Y es ahora o nunca, me detengo y empuño mi cámara atinó a pasar a modo programa, mi preocupacion solo se enfoca en donde me afirmo sobre un terreno en picada. Se que no hay tiempo para teoricas reglas, y solo quiero capturar lo que siento al verla cruzar la picada, mezclada entre sombras y rayos de sol, sus pasos roca sobre roca, para ir sobre un tronco caído, y así transitar sobre el puente natural, de esos que sin respiración se cruzan. Y disparó tantas veces como los tres o cuatro segundos que dura el momento. Artífice del recuerdo robo la imagen de la madre y su valiosa carga en ese sendero

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *