De tu mano

Arrebato de necesidad, mal costumbre. Llegan de vez en cuando, con sus ruidos típicos rompiendo el silencio del lago. El viento pegaba frío constante en un dia de sol pleno como para no morir en el intento. Ahi estan, mas me acerco y me estiro, casi lo logro y son varios los intentos. Casi todos hacemos lo mismo, y fotógrafos al acecho. A lo más alto me aproximo, ya te he visto. Y en la mano una galleta, y allá voy. En picada me acerco en mi rasante vuelo, ella sujeta la galleta justo como pretendo. Si, es mía y en mi pico el premio, tal vez aquel fotógrafo capturó el momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *